Proteína vegana

Proteína vegana

Precio habitual
$ 890.00
Precio de oferta
$ 700.00
Precio unitario
por 
Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

Hecha a base de amaranto y soya

 

Anticancerígeno: El amaranto tiene varios componentes que le proporcionan poder anticancerígeno y el hecho de que aparezcan en altas concentraciones en un mismo alimento es lo que hace que se considere como un alimento con un gran poder anticancerígeno. Especialmente se recomienda para prevenir el cáncer de cólon, mama y próstata.

Osteoporosis y dolores musculares: Por su alto contenido en calcio (superior al de la leche) previene la osteoporosis y evita calambres musculares. Además contiene fósforo que es imprescindible para la correcta absorción del calcio y cuyo déficit puede producirnos también cansancio.

Regulador del sistema inmune: por su aporte de zinc superior al de otros alimentos

Depresión y ciclos de vigilia- sueño: El amaranto ayuda a combatir la depresión o el bajo estado de ánimo por su contenido en triptófano, precursor de la serotonina que es un neurotransmisor que se encuentra disminuido en estados depresivos. También es precursor de la melatonina que es la hormona inductora del sueño.

Síndrome premenstrual y problemas de la piel: su alto aporte de omega-6 favorece la mejora de enfermedades inflamatorias de la piel como psoriasis, eczemas, atopías… y los síntomas asociados al síndrome premenstrual como hinchazón, dolor mamario, decaimiento anímico…

Diabetes: Por su alto contenido en fibra, regula la absorción de azúcares de la dieta. Además sus carbohidratos son de lenta absorción (bajo índice glucémico) por lo que se recomienda en dietas para diabéticos.

Obesidad: Su alto contenido en fibra proporciona sensación de saciedad prolongada. Al mantener los niveles de azúcar en sangre más estables, también ayuda a proporcionar asa sensación de saciedad.

Estreñimiento y diverticulosis: Su alto contenido en fibra regula el tránsito intestinal.

Hipertensión y altos niveles de colesterol: el amaranto posee acción diurética (por su contenido en calcio, potasio y fibra) lo que favorece el control de la tensión arterial al disminuir la retención de líquidos. Además por su contenido en omega-3 y esteroles vegetales ayuda a regular los niveles de colesterol (reduce colesterol malo LDL y aumenta el bueno HDL) y triglicéridos en sangre. Además la fibra insoluble favorece la eliminación de colesterol a través de las heces disminuyendo así la absorción del colesterol ingerido en la dieta y eliminando también sales biliares que intervienen en la digestión y que contienen colesterol endógeno. Todo esto unido a su alto poder antioxidante hace que sea un alimento muy recomendable para prevenir enfermedades cardiovasculares.

Insuficiencia renal crónica: A los enfermos de insuficiencia renal se les suele restringir el consumo de proteínas. La proteína del amaranto es una proteína fácil de digerir y muy equilibrada por lo que se aprovecha casi en su totalidad en construir proteínas propias del organismo, no en quemarlas para obtener energía, por lo que el riñón no tendría que eliminar apenas residuos procedentes de ellas.

Insuficiencia hepática: El amaranto aporta nutrientes fáciles de asimilar por lo que hace que el hígado tenga que trabajar menos. Además tiene acción detoxificante por la fibra y el ácido L-aspárgico que depuran el hígado y previenen encefalopatías hepáticas en enfermos con insuficiencia hepática o cirrosis

Celiaquía: no contiene gluten lo que lo hace muy apropiado en dietas sin gluten.

Dietas para niños: Su proteína de alta calidad, su aporte de vitaminas, minerales, y ácidos grasos esenciales lo hacen un alimento perfecto para favorecer el correcto crecimiento en los niños y su correcto desarrollo intelectual favoreciendo la concentración con el aporte de fósforo y omega-3.

Dietas para vegetarianos y veganos: Para estas dietas supone un alimento de un valor nutricional elevadísimo ya que aporta proteínas equiparables a las de procedencia animal, hierro con muy buena absorción al combinarse con el aporte de vitamina C y calcio en cantidades superiores a las de la leche. Es muy recomendable su consumo, más aún si se combina con legumbres o cereales.

Embarazo y lactancia: El amaranto es ideal para esta etapa de la vida de la mujer ya que su alto de contenido en proteína de alta calidad, calcio, ácido fólico y otras vitaminas y minerales, suplementa el aumento de las necesidades que se dan en estas etapas. Su aporte de omega-3 favorece el desarrollo intelectual del bebé. Su contenido en hierro combinado con la vitamina C previene la anemia y la fibra ayuda en el estreñimiento. Además ayuda al control de los niveles de azúcar en sangre y de la tensión arterial por lo que previene la diabetes gestacional y la hipertensión muy comunes en el embarazo.

Dietas para personas en estado de desnutrición como ancianos, personas con problemas bucodentales, enfermos oncológicos… También es recomendable introducirlo en dietas de personas con necesidades nutricionales elevadas como deportistas…